El incremento de las precipitaciones de los últimos días en San Gil ha generado afectaciones en varios sectores y puntos del municipio, obstruyendo así el tránsito vehicular, actividades turísticas y el suministro de agua potable para veredas del sector rural. De acuerdo con el reporte entregado por el secretario del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres, Eder Orlando González Mantilla, este martes, 8 de mayo, personal de la Secretaría de Planeación Municipal y miembros del comité, estuvieron recorriendo los lugares que se ven más afectados en las épocas de lluvia. Uno de éstos fue el parque El Gallineral, el cual se encuentra cerrado por la grave afectación que sufrió por la creciente del río Fonce, cuyo nivel aumentó en casi 2 metros arrasando con diferentes especies de fauna y flora del emblemático lugar. La carrera 1 también fue visitada, sin embargo, durante esta temporada de lluvias no se han presentado eventos de gravedad en este corredor vial. El funcionario aseguró que otro sector que se encuentra perjudicado es la vereda Bejaranas, esto en razón a que la corriente del río averío la tubería de 3 pulgadas que conduce el preciado líquido a las viviendas ubicadas en este parta rural. Por esta razón, se le solicitará a Acuasan que suministre el agua potable  a los residentes mientras se hacen las respectivas intervenciones.

 Por su parte, el Cuerpo de Bomberos de San Gil también ha estado asistiendo diferentes eventos causados por las lluvias. El comandante de este organismo, capitán Wilson Velázquez, afirmó que desde la madrugada de este pasado martes se encuentran en esta tarea, luego de que sus colegas de los municipios de Charalá y Valle de San José les informarán que en estas poblaciones se estaban presentando fuertes aguaceros, ocasionando la creciente del río Fonce. Los bomberiles también estuvieron atendiendo, junto con la Policía Nacional, una emergencia en el sector El Guasca donde los cables de un posta obstruyeron el paso vehicular.