En las instalaciones de la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, se realizó una importante reunión entre el director de esta entidad, Juan Gabriel Álvarez García, y una comisión del municipio de Charalá conformada por el alcalde municipal, Gil Antonio Méndez, la personera local, concejales y la veeduría de dicha población. El objetivo era presentar ante el directivo la solicitud de que un predio, que nace en la vereda La Laguna de Charalá, sea presentado al consorcio encargado de la obras de la vía San Gil – Charalá – Límites, para su adquisición y así garantizar el abastecimiento de agua para la población mencionada, pues en el lugar nace la quebrada La Potrera, con la cual se alimenta al acueducto municipal, explicó el mandatario. Dicha petición va dentro de proceso de compensación ambiental para la localidad, el cual debe garantizar la firma contratista de las obras.

La personera municipal, Nancy Rocío Gómez Marín, indicó que esta solicitud se presentó a la CAS con el objetivo de garantizar y proteger los derechos de los charaleños, entre estos, al medio ambiente sano y al agua. Con esta es la cuarta reunión que sostienen la entidad ambiental y la personería para abordar el mismo tema. Por su parte, el presidente del Concejo de Charalá, Edgar Augusto Martínez Reyes, manifestó que la jornada fue productiva y agradeció al director de la corporación por la disposición para ayudar en este particular, ya que es importante la adquisición de los predios para garantizar el suministro de agua potable, por 25 años más, a los residentes del municipio.

Por último, el director Álvarez García, manifestó que la corporación presentará la iniciativa al contratista para que éste la tenga en cuenta y se pueda hacer la compensación requerida por el equipo de Charalá.