La Secretaria de Salud de San Gil, Margarita Lucía Vega Roberto, anunció que a partir del 1 de mayo del presente año, entrará en vigencia la Ley 1831, del 2 de mayo de 2017, la cual determina la instalación de zonas cardio protegidas en todas las entidades e instituciones públicas y privadas que tengan un alto volumen de tránsito de personas, es decir, que para este proceso estarían obligados establecimientos como estadios, coliseos, polideportivos, canchas sintéticas, clubes deportivos, palacios de justicia, alcaldías, hoteles, centro empresariales, unidades residenciales, colegios públicos y privados, universidades y centros comerciales, entre otros, tal como lo explicó la funcionaria. La aplicación de la norma y su regulación corre por cuenta de las secretarías de salud locales, las cuales deben determinar qué lugares sólo necesitan las zonas mencionadas y a cuáles, aparte, necesitan instalar desfibriladores automáticos, ello dependiendo del volumen de gente que se maneje. Dichos dispositivos deben estar regulados, parametrizados y actualizados por una entidad autorizada por la Secretaría de Salud del departamento.