Puesto de mando unificado presentó reporte de emergencia por lluvias en San Gil

0
109

En la mañana de este viernes, 27 de julio, en el coliseo Lorenzo Alcantuz, fue instalado el puesto de mando unificado que atenderá las emergencias y a las familias damnificadas por el fuerte aguacero que se presentó en la noche del pasado jueves, el cual se prolongó por cerca de 2 horas, causando estragos en 4 barrios, entre estos, Rojas Pinilla y Paseo del Mango, los más afectados, además de la vereda conocida como El Recodo.

De acuerdo con el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Carlos Iván Márquez Pérez, hubo un fallecido, Johan Sneider Corzo de 7 años de edad, y 18 heridos de los cuales 2 aún se encuentran recibiendo asistencia médica en el hospital de El Socorro.

Un total de 61 viviendas resultaron averiadas, mientras 2 terminaron totalmente destruidas; 3 muros sufrieron colapso, ubicado en el polideportivo de San Martín, el colegio La Presentación y la vereda El Recodo. Asimismo, 15 motocicletas y 20 automóviles se afectaron, 17 con daños y 3 totalmente en pérdida.

El funcionario Márquez Pérez también precisó que ya fueron restablecidos los servicios públicos en los sectores mencionados, especialmente en Paseo del Mango, el cual fue el más golpeado por el alud que se presentó y que arrastró piedras, derribó postas, árboles, vehículos y además invadió más de 30 viviendas del sector, según el reporte oficial.

 

Plan de Respuesta

El director de la unidad señaló que la Administración Municipal de San Gil declarará la calamidad pública y hará un censo de las personas perjudicadas, proceso enmarcado en el Registro Único de Damnificados.

Puntualizó también que los siguientes 8 días serán un tiempo de respuesta a la calamidad;  durante los próximos 30 días el trabajo estará encaminado a la estabilización y habrá un plazo de 6 meses para la reconstrucción de los bienes afectados.

De igual forma, desde la noche del jueves fueron activados todos los organismos de socorro y se ha dispuesto de un grupo de más de 200 personas, las cuales trabarán por grupos y por turnos en los lugares golpeados por las lluvias para adelantar la remoción de escombros y la restauración de los daños.

El mandatario departamental aseguró que las autoridades establecieron la asistencia humanitaria para 100 familias, razón por la cual aclaró que hasta el momento no existe una campaña oficial de donaciones, ya que la capacidad de respuesta que se tiene es suficiente.

El banco de materiales ya está dispuesto y serán 30 máquinas las que trabajarán continuamente para resarcir las averías causadas.

Por su parte, el alcalde local, Ariel Fernando Rojas Rodríguez, indicó que el organismo de mando unificado se reunirá durante los siguientes días, a las 7:00 a.m. y 5:00 p.m., para evaluar cómo avanzan los trabajos y la respuesta de las autoridades y organismos de socorro.

Cabe mencionar que además del director de la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres, el gobernador de Santander, el mandatario sangileño, en el puesto de mando unificado participaron la Defensoría del Pueblo, Ejército Nacional, Policía Nacional, Personería Municipal, funcionarios de la alcaldía local y el ICBF, entre otras entidades.