A raíz del platón que realizaron docentes, estudiantes, directivos y padres de familia de los colegios públicos de San Gil, tanto rurales como urbanos, se efectúo una reunión en las instalaciones de la Administración Municipal en la que participaron los rectores de las instituciones educativas, representantes del comité de Sindicato de Educadores de Santander y los secretarios jurídico y de Gestión Social y Salud locales.

Es así como cada directivo expuso sus requerimientos y mencionó los daños con los que cuenta actualmente la planta física de cada establecimiento, sobresaliendo la situación del colegio San Carlos, el bloque 3 del colegio San José de Guanentá, el cual está sin uso hace 3 años, la caída de muros en los colegios La Presentación y San Vicente de Paul, y las baterías de baños inservibles en algunos instituciones del sector rural, además de inundaciones y goteras.

De acuerdo con la vocera del sindicato, Ingrid Ballesteros Vásquez, teniendo en cuenta estas problemáticas, los rectores propusieron conformar un frente común en el que participen las diferentes fuerzas vivas del municipio, el cual debe liderar el alcalde local, para realizar gestión de recursos ante los gobiernos nacional y departamental, que permita la inversión para solucionar la situación mencionada.

Por su parte, la titular de la cartera de Gestión Social y Salud, Luz Doriana Orozco Henao, aseguró que el municipio ha hecho inversión de más de 500 millones de pesos en los colegios rurales y urbanos, pero que al parecer no ha sido suficiente.

Dentro de los compromisos adquiridos por parte del ejecutivo, está gestionar una cita con el gobernador de Santander para exponer el asunto, conformar el frente común y radicar una acción popular en el Ministerio de Educación y en la Nación, para que proporcione los recursos para la intervención de la infraestructura de los planteles.