En el auditorio menor de  Unisangil fue oficialmente lanzada la Asociación de Mujeres Víctimas del Conflicto Armado, una organización que pretende que esta población se organice, trabaje en conjunto y ejecute proyectos que la beneficien, tal como lo dio a conocer su presidente, Johanna Esperanza Quintero Monsalve. De acuerdo con ella, son 5 las mujeres fundadoras de esta asociación, quienes desde ya invitan a las demás mujeres residentes en San Gil en dicha condición, para que se sumen a la iniciativa y hagan valiosos aportes para su resurgimiento. En principio serán 3 proyectos los que se trabajarán para beneficio de quienes integren la asociación: el primero hace referencia a la fabricación de bolsas con ecofique, las cuales serían hechas por las mismas mujeres y comercializadas para obtener recursos; el segundo proyecto busca la generación de una especie de fondo común con el cual se le puedan hacer pequeños créditos a las mujeres víctimas del conflicto para que desarrollen sus ideas de emprendimiento; y finalmente, se busca avanzar en la implementación de la huertas urbanas, propuesta que anteriormente fue presentada a la Administración Municipal pero que no tuvo respuesta al respecto, precisó Quintero Monsalve.