Este viernes, aproximadamente 150 personas se dieron cita en el salón comunal de la escuela de vereda Bejaranas, para conocer detalles del proyecto “Optimización y Mejoramiento del Sistema de Acueducto Fase 1 para la Vereda Bejaranas del Municipio de San Gil”, obra solicitada hace 18 años por la misma comunidad y que ahora. De acuerdo con el gerente de la empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de San Gil, Héctor Ardila Sandoval, la ejecución del proyecto tiene un costo de más de 2 mil millones de pesos y a la fecha ha sido desembolsado el 30% del mismo, recursos provenientes de la Gobernación de Santander y la Administración Municipal de San Gil, ente que estará a cargo de la interventoría, por su parte Acuasan deberá asumir la vigilancia de la obra en conjunto con la veeduría ciudadana para que el contratista dé cumplimiento a los objetivos trazados. Con este proyecto se pretende reparar las captaciones y los desarenadores existentes en las quebradas Cuchicute y la Afanadora, además de construir la línea de conducción de 4 pulgadas, que está compuesta por 6 mil 199 metros lineales en tubería de PVC,  mil 294 metros lineales de tubería de hierro dúctil y 2 mil 434 metros lineales de tubería de polietileno PN16. También se instalarán 6 válvulas de purga, 10 ventosas y 20 válvulas de corte,  la construcción de un tanque de almacenamiento de 48, 5 metros cúbicos, la reparación del paso elevado existente de 250 mililitros y la construcción de uno nuevo de 153 metros lineales, precisó el gerente.

 Según lo estipula el proyecto, el plazo de ejecución de las obras es de 10 meses, estimando que culminen hacia el 12 de diciembre del presente año.  Según la directora de Aguas y Saneamiento Básico de la Gobernación de Santander, Clara Isabel Guerrero Ariza, serán beneficiadas cerca de 260 familias, residentes en la vereda mencionada, y el propósito  es que la comunidad pueda contar con un sistema que les permita abastecerse en forma regular del recurso hídrico, teniendo en cuenta que fueron identificadas fallas en el sumidero de agua a causa del alto grado de deterioro del sistema de acueducto, el cual fue construido hace más de 30 años.

Por último, la presidente de Corpobejaranas y presidente de la junta de acción comunal de la vereda, María Torres, este acueducto cuenta con 43 años de existencia y hace casi 20 años sus usuarios estaban solicitando la intervención porque la redes están obsoletas y se han presentado algunos daños que han sido reparados con el dinero de la misma comunidad.