Audio en Vivo

La cometa, Señales a cielo abierto

Canción actual

Title

Artist

Background

Y… ¿oyen o leen?

Escrito por el 20 noviembre, 2023

Pocos oyen al otro…, solo cuando el elogio y los aplausos se multiplican y concentran. Los poderosos tampoco leen lo que los cuestiona o los confronta. Sus adláteres están ahí para impedir que oigan o lean lo que el mundo dice. Los tenebrosos susurros de la verdad van ahí, haciendo mil piruetas para enfrentar los silencios y desplantes, y las ignominias. Se puede ver en las largas sesiones de las conferencias, en las manifestaciones, en los lamentos de las multitudes que en las calles claman justicia. Nadie quiere oír al niño que revela que el emperador está desnudo, aunque todos simulan que va elegantemente vestido. Cuando lo dice, y todos lo oyen, incluso el emperador, el concierto cobra otra fuerza. El soberano sonrojado y aturdido descubre que ha sido engañado… Sí, solo entonces el caos recobra la senda de la dignidad. Leer lo que se ha ocultado a la conciencia se convierte en un ejercicio difícil. Sombrío.

Miles de voces van pidiendo a esos poderosos un alto, pero ellos ni oyen ni leen. Su mundo personal está vacío y solo ronda por sus conciencias la altanera creencia de que todo lo saben, de que tienen la razón, de que son infalibles. A sus manos llegan pocos textos que los cuestionen, que les permitan reconocer sus errores o conocer la verdad de las cosas. Parece que poco les importa el sufrimiento de la humanidad o, quizás, no la consideren digna de atención. Todos los días los medios de comunicación trasmiten decenas de noticias que parece no llegan a los oídos de esos dirigentes porque nunca dicen nada de, por ejemplo, las muertes de niños y mujeres y ancianos en Palestina, nada dicen del terror del cambio climático, de la sequía en el Amazonas, de las hambrunas en África.

Para que las lean, en el sentido epígrafe del libro de Svetlana Alexiévich Últimos testigos, una pregunta de Dostoievski y su respuesta: “¿Puede haber lugar para la absolución de nuestro mundo, para nuestra felicidad o para la armonía eterna, si para conseguirlo, para consolidar esta base, se derrama una sola lágrima de un niño inocente?” La respuesta: “No. Ningún proceso, ninguna revolución justifica esa lágrima. Tampoco una guerra. Siempre pesará más una sola lágrima…”

 

Por: Luis Fernando García Núñez

 


Continuar leyendo

Post Siguiente

Envidia


Miniatura
Post Anterior

Silencio


Miniatura
Abrir chat
1
Hola, en que podemos ayudar
Hola, ¿Quieres saber más sobre - Y… ¿oyen o leen??